Comité de solidarité avec les peuples du Chiapas en lutte
Accueil du site > En castellano > Comunicados del CSPCL > AYOTZINAPA : ¡NO LES OLVIDAMOS !

AYOTZINAPA : ¡NO LES OLVIDAMOS !

Desde Paris, a raiz de los eventos de Ayotzinapa

lundi 3 novembre 2014

Volante descargable :

Word - 39.5 ko

Reporte de las acciones llevadas a cabo en Paris :

PDF - 512 ko

¡NO LES OLVIDAMOS !

A los estudiantes de Ayotzinapa, sus familiares y sus cercanxs.

A toda la gente que se solidariza con ellos, en México y en el mundo.

Al EZLN, al Congreso Nacional Indígena, y a la “Sexta” de México y del mundo,

es decir a la gente que lucha en cualquier lado, desde, para y por lxs de abajo.

Compas :

A seis semanas del ataque que tuvieron que enfrentar los estudiantes de Ayotzinapa, sigue vivo tanto el dolor como la rabia que nos provocó, no solo en México, sino en el mundo entero.

Desde Francia, decidimos participar en varios eventos y llevar ofrendas para los muertos, para compartir ese terrible dolor de México con la gente de aquí, pero también para compartir el dolor de todxs lxs que fueron matadxs, asesinadxs y desaparecidxs por los policías y los cuerpos armados de Estados en México, en Francia y en todos lados.

Primero sentimos que teníamos que romper la hipocresía y la falsedad de la embajada mexicana, que quería aprovechar de la fiesta de los muertos para promoverse y vender una simple imagen folclórica de México. Así que hemos decidido irrumpir en el festival oficial de los muertos, para denunciar lo que pasó en Ayotzinapa, y decir que ese terrible ataque no será silenciado por la infamia y el olvido. Nos fuimos entonces con varias y varios compas a la inauguración del festival, donde tenía que hablar la embajadora. Distribuimos volantes sobre la situación de Ayotzinapa, para denunciar la represión del narco-gobierno, y pusimos en evidencia las caras de los 43 desaparecidos, ya que jamás aceptaremos que su vida sea robada, silenciada y asesinada por el Estado, porque vivos los queremos. El día siguiente, nos fuimos de nuevo con otros compas a denunciar esa gente pútrida, que les gusta más charlar sobre “colores, olores y aromas de la fiesta de los muertos”, que denunciar lo que pasó en Ayotzinapa y luchar por la reaparición con vida de los desaparecidos.

En eso, también quisimos denunciar el papel ambiguo juzgado por los Estados occidentales en este asunto, ya que nos parece claro que ellos aprovechan de esa situación para imponer de manera imperialista cuerpos militarizados más afines a sus intereses, como el despliegue de la gendarmería nacional (capacitada por los estados francés, colombiano e israelí) que, según los mismos oficiales, estará enfocada en vigilar la extracción de minerales y proteger a “las cadenas de producción” definidas por cámaras empresariales, que podrían estar en riesgo por la presencia de « grupos criminales » - más bien “subversivos”, o nocivos para sus propios intereses saqueadores.

Por eso afirmamos entonces que de nuestra parte, no tenemos ninguna confianza en el actuar del gobierno de Francia, ni de la Unión Europea, ni de cualquier otros países, y que sabemos bien que solo son los de abajo, los que podrán proteger al pueblo mismo. Llamamos entonces a toda la solidaridad internacional a no pedir nada a los de arriba, pero sí a solidarizarse con la gente de abajo, y luchar por la liberación de Nestora Salgado, de Marco Antonio Suastegui Muñoz, de los guardias comunitarios de Ostula, y de todos los policías comunitarios injustamente encarcelados por su determinación a defender ellos mismos a sus pueblos.

* * *

Más allá de sus eventos de ellos, queríamos también hacer nosotros mismos nuestra propia fiesta de los muertos, y tomar esa ocasión para compartir un poco con ustedes la memoria de personas, que aquí mismo, la policía francesa mató. El horror a que ustedes se enfrentan por cierto no tiene hoy en día equivalente en este país Francia. Pero, como quizás ustedes lo saben, también aquí los de arriba tienen los manos manchadas de sangre, como lo mostro últimamente, el 26 de octubre, el asesinato por la gendarmería francesa de un joven manifestante de 21 años, Remi Fraisse. El, como otros miles, se oponía a la construcción de una presa, que ya empezó a destruir hectáreas de bosque y una de las últimas zonas húmedas de la región de Tarn, en el suroeste de Francia. Murió cuando los gendarmes decidieron, gracias a una autorización previa de este gobierno socialista, usar armas de guerra (granadas ofensivas) para replegar a los jóvenes que querían sacarles del lugar. Desde entonces se multiplican por todo el país marchas y eventos, a pesar de la prohibición de las manifestaciones y del cierre administrativo de las universidades que podrían posicionarse ante lo que pasó.

Este crimen de Estado no es excepcional en Francia, y tampoco es un hecho aislado : sin regresar a la deportación de decenas de miles de judíos por el gobierno durante la Segunda Guerra mundial, a la masacre de cientos de argelinos en octubre de 1961 en la ciudad de Paris, y a todos los masacres coloniales del ejército francés, pues años tras años hay gente asesinada por la tira en los barrios populares, y hay hermanos, padres, hijos, cercanos y vecinos que gritan, y denuncian la impunidad más absoluta con que actúa la policía francesa. Este primero de noviembre, nos hemos entonces recordado con videos, como hace siete años la policía mató en total impunidad a Lamine Dieng, un joven del barrio, no muy lejos del lugar donde estábamos reunidos (el local del sindicato CNT, en el distrito 20 de Paris). Alzando también en esa ocasión la memoria de Bouna y Zied, de 17 y 15 años, que murieron un 27 de octubre de 2005, cuando intentaron huir la persecución de la policía ; la de Sebastien Briat, otro joven, aplastado un 7 de noviembre de 2004, durante un intento de bloqueo de un tren de desechos nucleares en el este de Francia ; pero también la de Amine Bentounsi, de Wissam el-Wahid, de Ali Ziri, de Youssef Kaïf, de Mohammed Berrichi y de muchos otros, cuya historia vinieron un poco a contar gente originaria del suburbio parisino de Dammarie-les-Lys, gente del colectivo « Ángulos muertos ».

También, tuvimos presentes con nosotros varios compas de otros países de « América latina », colombinos, bolivianos, caribeños y chilenos, que trajeron con sigo la memoria de sus muertos, y especialmente de los compas mapuches. Tampoco, había que olvidar a los asesinados por el Ejército Israelí en Palestina, ni a las kurdas y a las víctimas actuales de las guerras en el « Medio Oriente ». Y tampoco a la muerte reciente y accidental de un compañero nuestro, Nacer, que venía y estaba siempre en todas nuestras actividades.

Es entonces con la memoria de todos ellos y de todas ellas a quienes se le robaron la vida, que vivían aquí en Paris, allá en México, o en cualquier otra parte del mundo, que seguimos luchando y fraternizando entre nosotrxs todxs, para que un día ya no muramos así, y que a nadie nos duele más la impunidad, ni el olvido.

Compas, un fuerte abrazo a todxs ustedes, y con todo nuestro pensamiento en lxs que ya no están, pero que en nuestros corazones siguen vivos.

Noviembre de 2014

Comité de Solidaridad con los Pueblos de Chiapas en Lucha (CSPCL) – Paris.

REPORTE DE LAS ACCIONES :

Solidaridad con Ayotzinapa, nuestros muertos y desaparecidos, aquí y allí

El CSPCL (Paris, Francia) y tierra y libertad por Arauco quisieron asociarse a la solidaridad con los desaparecidos y todos los que sufren la violencia y la represión de los 3 niveles del mal gobierno de México. Hemos pues organizado acciones jueves, viernes y sábado en las cuales participaron simpatizantes y diversos colectivos y personas solidarias e indignadas.

Durante el FIDM (Festival Internacional Del dia de los Muertos), financiado por la embajada en Francia del narco-estado mexicano. el jueves 30 en la Iglesia St Merri y el 31, en el centro cultural mexicano, repartimos volantes de información y desplegamos las fotos de los 43 desaparecidos.

Pudimos manifestar ahí nuestra indignación y nuestra rabia frente a la ignominia del gobierno.

El primero de noviembre quisimos manifestar nuestra solidaridad y rendir homenaje a todos nuestros muertos y desaparecidos, victimas del poder y del estado asesino, aquí y allá. En los locales de la CNT hemos organizado una proyección-charla y una comida en la que participaron unas 60 personas, entre ellas familiares y amigos de personas asesinadas por la policía en Francia.

Vivos los llevaron, Vivos los queremos !

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0